Los Lagos de Covadonga

La excursión favorita de la mayoría es los Lagos de Covadonga en el Parque Nacional de los Picos de Europa. Para nosotros también, salvo en los meses de verano, cuando intentamos evitarla debido a la gran afluencia de público.

En Cangas de Onís (a 35 minutos*) no dejes de hacerte la foto de rigor con el Puente Romano. A nosotros también nos gusta cruzarlo y contemplar las vistas de los Picos. La Sifonería (c/ Pelayo 28) es un buen lugar para el vermú. Para comer el Restaurante Molín de la Pedrera o la sidrería El Campanu, justo al lado del puente. El mercado de los domingos es muy popular todo el año.

En Covadonga (a 45 minutos*) debemos visitar la Cueva, donde está la Santina o Virgen de Covadonga, y la Basílica. Nuestro consejo es acceder a la Cueva desde el nivel de la Basílica y luego descender por las escaleras para ver de cerca la Fuente de los Siete Caños y la cascada.

En los Lagos de Covadonga (a 1h 10 mins*) podemos hacer una bonita ruta circular de un par de horas que sale del segundo lago. Una buena hora para visitar los lagos es por la tarde, durante las horas previas a la puesta de sol, cuando la luz, especialmente en los días despejados, es preciosa.

El Molín de Mingo, cerca de Peruyes, es uno de nuestros restaurantes favoritos de Asturias. De recóndita ubicación, se puede acceder desde Cangas de Onís o, de forma más fácil, volviendo a la N-634 en dirección Ribadesella y tomando el desvío a Peruyes. Es el restaurante al que llevamos a nuestro invitados para sorprenderlos y presumir de la belleza del paisaje asturiano y de la gastronomía tradicional, eso sí con un toque de sofisticación ausente en la mayoría de los chigres. El arroz con “pitu caleya” es su plato estrella. Es imprescindible reservar (985922263) y fuera de temporada sólo abren los fines de semana.

*tiempo desde el gran sueño