A la caza de la casa

Si le cuentas a alguien que estás buscando una casa en España para comprar, la primera reacción es de gran entusiasmo, seguida de algo como “según está el mercado inmobiliario en estos momentos, seguro que encontráis una ganga”.

A la caza de la casa

Los medios de comunicación dicen que en España hay una gran oferta de casas en venta y que la demanda está a niveles muy bajos. En tales circunstancias, la economía dicta un caída de los precio, con lo que supusimos que tendríamos una gran ventaja. Al mirar por Internet pensamos que conseguir un precio un 30% por debajo del precio del anuncio sería algo fácil. Sin embargo, lo que la ley de la economía no tiene en cuenta es el orgullo que los españoles tienen por el valor de sus casas.

Este aspecto de la cultura española nos abrió los ojos a las diferencias existentes entre el mercado de casas rurales especiales y el excedente de pisos nuevos y vacíos que hay por todo el país. El edificio de El gran sueño será un trozo de historia que ya ha tenido un dueño orgulloso.

Era un gran reto. Vimos más de 50 casas en total y podeís ver algunas fotos de ellas en Facebook. Teníamos altas aspiraciones. La propiedad debía ser tanto el hogar ideal para nosotros como un lugar que tuviese buena ubicación e interés turístico, al mismo tiempo que potencial para nuestro negocio. Además de todo esto, el precio debería reflejar las condiciones del mercado. No fue fácil encontrar algo que cumpliese todos estos ambiciosos requisitos.

Durante la búsqueda decidimos mantener el optimismo. Algunas de la propiedades que vimos estaban tan dilapidadas que daba pena contemplarlas. Otras tenían un precio demasiado alto para nuestro presupuesto.

Pensamos que nos llevará doce semanas comprar la casa. Ya han pasado ocho y estamos usando este tiempo de espera sabiamente. Hemos empezado a buscar un equipo de profesionales que pueda ayudarnos: arquitectos, constructores, fontaneros, electricistas, etc.